SMO: El SEO Social los cambios que afectan al SEO motivados por Facebook y Google


Google ha decidido personalizar las búsquedas en función de lo que nuestros amigos enlazan en redes sociales. En primera instancia solo en Google+, aunque posteriormente también en Facebook y seguramente Twitter acabará cediendo y aceptando también integrar su actividad.

Esto último supone que el SEO ya no vale de forma genérica sino que debe adaptarse incluso a cada usuario concreto. Ya no basta con optimizar una web para un país y unas palabras clave concretas sino que hay que seducir a cada internauta para que viralice o aprecie (“me gusta”). Y esto no es tan fácil de comprar como los enlaces de los SEOs. Por eso se habla de SMO o Social Media Optimisation.

Otro ejemplo de lo que está ocurriendo es el edgerank de Facebook, el algoritmo que marca lo que aparece y desaparece del muro de cada usuario. Es obvio que la red social de Zuckerberg quiere que nuestra navegación en Internet empiece por ahí, sustituyendo por tanto a Google a la hora de decirnos hacia dónde ir.


En la conferencia DLD, que cada año organiza Burda, una especie de Prisa a la alemana, el responsable de negocio de Facebook, Sheryl Sandberg, dio una interesante charla en la que habló de tres cambios estructurales en la Internet que conocemos:

1. El paso del anonimato a la identidad real.
2. El paso de ser usuarios pasivos que solo recibimos información a ser transmisores.
3. El paso de la sabiduría de las masas (crowdsourcing) a la sabiduría de los amigos (friendsourcing).


Son tres tendencias que es obvio que se están produciendo, aunque yo diría que la segunda se enfrenta a enormes dificultades “culturales” y la tercera todavía no está muy claro como obtenerla tecnológicamente. Hay que recordar, en este sentido, el relativo fracaso de los sistemas de recomendación ensayados hasta el momento.

Sea como fuere y aunque estas tendencias no se hagan realidad en unos días, lo que es evidente es que el SEO va a morir tal y como lo hemos conocido.